Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (19)

ESPERANZA FRENTE AL PELIGRO DE CISMA | Mons. Rogelio Livieres
:::: MENU ::::

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (32)

ESPERANZA FRENTE AL PELIGRO DE CISMA

En la Misa de Apertura del Sínodo Extraordinario sobre la Familia el Papa Francisco llamó a los Obispos a colaborar con el plan de Dios y formar así un pueblo santo. Ofrezco estas reflexiones con el deseo de servir al Papa de la mejor manera que puedo.

La Iglesia, fundada sobre la roca de Pedro, espera del Sínodo la promoción de la familia cristiana. Pero lo que la Biblia llama «el mundo» tiene una expectativa muy distinta: los medios de prensa vociferan cada día para que la Iglesia «se ponga al día». Un eufemismo para exigir que bendiga, y no condene, los desvíos morales cada día más frecuentes –entre otras razones, por la promoción sistemática desde la prensa y la industria del entretenimiento.

La Iglesia sin embargo no fue establecida para sancionar lo que el mundo pretende, sino para enseñarnos lo que Dios quiere de nosotros y acompañarnos en el camino de la santidad. Porque es en la voluntad de Dios, que todo lo sabe y no puede engañarse ni engañarnos, donde nosotros encontramos la verdadera paz y felicidad. Ni la doctrina de la fe ni la práctica pastoral –consecuencia de esa doctrina– son el resultado de consensos de curas, aunque sean cardenales u obispos.

Ya desde los primeros tiempos del cristianismo los Apóstoles y sus sucesores fueron presionados por poderosas élites religiosas y políticas para que tergiversaran la verdad y la misión evangélica que habían recibido de Cristo. Pero en vez de inclinarse ante otros dioses nos dejaron un testimonio de fidelidad incondicional a la verdad derramando su sangre. Porque «hay que obedecer a Dios antes que a los hombres» (Hechos 5:29). Estos días me consuela pensar en el ejemplo de san Atanasio. Fue expulsado de su Diócesis no una sino cinco veces, debido a las maquinaciones de sus hermanos obispos arrianos con los que no estaba «en comunión», precisamente porque quería promover «la fe católica y apostólica», como dice la Plegaria Eucarística I, o Canon Romano.

Bendecir y aceptar «lo que todo el mundo quiere» no es ni misericordia ni amor pastoral. Más bien, es pereza y comodidad, porque estaríamos renunciando a evangelizar y educar. Y respetos humanos, porque nos importaría más el qué dirán que increpar proféticamente en la obediencia a Dios. Ya san Benito resumía, en otra época también signada por mucha confusión, el principio de vida eterna de la obediencia: «mi palabra se dirige ahora a ti, quienquiera que seas, para que renuncies a tus propias voluntades y tomes las preclaras y fortísimas armas de la obediencia…», «…

así volverás por el trabajo de la obediencia a Aquel de quien te habías alejado por la desidia de la desobediencia» (Regla, Prólogo).

yasmin market

Dentro de la Iglesia, y últimamente desde algunas de sus más altas esferas, «soplan vientos nuevos» que no son del Espíritu Santo. El mismísimo cardenal prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, entre otros, ha criticado la pretensión utópica de hacer cambios de fondo en la práctica pastoral sin por ello afectar la doctrina católica sobre la familia. Sin juzgar sus intenciones, que presumo las mejores, y con la tristeza de tener que mencionarlos por nombre, ya que son de público conocimiento, el cardenal Kasper y la revista jesuita Civiltà Cattolica son activos propulsores que lideran esta confusión. Lo que antes estaba prohibido como una grave desobediencia contra la ley de Dios ahora podría quedar bendecido en nombre de su misericordia. Justifican lo injustificable por medio de sutiles interpretaciones de textos y hechos históricos. Pero los que realmente conocen de estas materias han reducido a polvo estos sofismas. No olvidemos lo que nos aseguró el Señor: «El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán how much does viagra cost 2013 » (Mateo cialis discount card cost for cialis 24:35).

Aprovechemos la extraordinaria oportunidad que nos ofrece el Sínodo para reafirmar de modo positivo lo que la Iglesia siempre y en todas partes ha creído sobre la familia y ha puesto en práctica en su disciplina. Esto nos exige, al mismo tiempo, defender la verdad frente a los que están dividiendo y confundiendo al Pueblo de Dios. La situación es gravísima y no soy yo el primero en advertir que desgraciadamente estamos frente al peligro de un gran cisma. Exactamente lo que el Señor y su Santísima Madre nos han prevenido en apariciones reconocidas y aprobadas por la autoridad de la Iglesia.

Frente a los que están queriendo «dibujar» consensos y manipular estadísticas, como si el Pueblo de Dios estuviera pidiendo lo que en realidad se le quiere gravar por la fuerza de una autoridad abusiva, recordemos que la Iglesia no vive ni se define a partir de las opiniones de los hombres y el cambio de los tiempos sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. La historia de cómo se terminó imponiendo a todo un pueblo católico el cisma de la Iglesia de Inglaterra, junto con el testimonio martirial de san Juan Fischer y santo Tomás Moro, son una lección que hoy vale mucho profundizar.

Roguemos por el Papa, por los Cardenales y los Obispos, para que todos estemos dispuestos incluso a derramar la sangre en la defensa y promoción de la familia contra las tormentas del engaño y la idolatría de la libertad sexual del hombre frente a Dios. No nos dejemos engañar ni apartar de la fe y de la práctica moral que Jesucristo nos enseñó. Sabemos que el mundo odió a nuestro Señor. El servidor no puede ser más que su amo. El mundo nos perseguirá, incluso invocando falsamente el nombre de Dios. Y a los eclesiásticos que hablen como el mundo quiere, los aplaudirá y los amará, «porque son de los suyos», no de Dios.

cialis without a doctor prescription


44 Comments

  • Responder Atanacio ramirez |

    Wow…. Es lo que hace tienpo queria escribirle al papa… Felicitaciones por tu valentia… Asi se habla!!!!

  • Responder Hermes |

    Gracias, Monseñor, por defender la verdad… Recuerde, sin embargo, que la Iglesia ha vivido dentro de la herejía por mucho tiempo con los arrianos. No dé el brazo a torcer, siempre con caridad, vocifere a los cuatro vientos la sana doctrina del Señor… Rezamos por el Sínodo… Dios apaciente a su Iglesia y la conduzca por las sendas de la Salvación…

  • Responder Jorge |

    Sin duda, un pronunciamiento claro y esperanzador, porque Mons. Livieres, en cuanto sucesor de los Apóstoles -recordemos además que ‘episcopos’ significa “vigilante”- tiene el grave derecho-deber de hablar de Dios ‘opportune et importune’ (cf. 2 Tim 4, 2), es decir, con ocasión o sin ella, tanto como de denunciar cuanto sea peligroso para la salvación de las almas.

  • Responder Genjo |

    Agradezco a Dios la fortaleza, la claridad y la caridad que transparentan sus palabras, le pido que se las conserve y que su corazón sea recto en su servicio a la Iglesia.

  • Responder Pe. Clecio |

    Senhor Bispo,
    Conte com minhas orações ao carregar a cruz das incompreensões e malícias. Suas palavras são bálsamo nas feridas causadas pela covardia e oportunismos daqueles que deviam, por vocação divina, anunciar o Evangelho sem concessões humanas.

  • Responder Javier Alvarez |

    Muy apreciado Monseñor: así lo pienso y así lo siento. Pero la situación no es nueva en la Iglesia, usted bien lo sabe, y lo grave no es que ahora haya un peligro de cisma, lo grave es que en más de 50 años de despropósitos doctrinales no existan voces en el episcopado que denuncien la situación.
    Enhorabuena por su valentía. Mis respetos y devoción.

  • Responder Empera |

    Gracias, Monseñor, ya a usted le tenían preparada la trampa que hasta sus propios hermanos sacerdotes le habían acusado de encubrir a curas pederastas mientras los delincuentes verdaderos quedan impune como Monseñor Bokalic responsable directo de permitir la “Boda de Transexual” quien fue auxiliar de Bergoglio en Buenos Aires por tres años y fue designado como Obispo de Santiago del Estero en diciembre de 2013 por el mismo Francisco.
    Abra los ojos por favor apoyar a un falso papa es estar fuera de la comunión con la iglesia , Francisco no es papa un hereje no puede ser papa. El pecado de herejía separa al hereje de la iglesia no se deje engañar por Francisco el Papa sigue siendo Benedicto XVI el es el ultimo papa de la era papal con su muerte entraremos al tiempo del anticristo.

    San Cipriano (200-258)

    “Adherirse a un falso obispo de Roma
    es estar fuera de la comunión con la Iglesia “.

  • Responder Ricardo de Argentina |

    Monseñor, sus palabras son oportunas, valientes y clarísimas.
    Pero por sobre todo ello, son palabras de un PASTOR CATÓLICO ÍNTEGRO.
    Rezo por usted y que Dios lo bendiga.

  • Responder AnaIris |

    Gracias por todo lo que dice, nos ayuda a nosotros los jóvenes a mantener nuestro paso firme. Increíble pensar que nuestros lideres están cayendo en la comodidad, nuestro corazón como jóvenes sobre la roca continuará siguiendo el ejemplo de Jesús. ♥

  • Responder Josep |

    Me parecece muy bien lo escrito, expóngalo en el Sínodo. Se deben dar razones y los por qué de las cosas, desde un punto de vista humano, teológico, moral, científico …etc. Hay que hablar sin miedo, desde todas las partes, exponer todos los puntos desde todas las prespectivas. Hay que reflexionar y rezar y buscar la Verdad. La Verdad es lo más lógico, donde confluye la razón, por lo tanto, serenidad y confianza en la Providencia.

  • Responder Kosmos Kronovich (a) Profe Francisco |

    Un abrazo Monseñor. Confío que la Virgen de Itaty me permitirá darselo personalmente en la primera quincena de diciembre. Rezamos por Ud.

  • Responder Juan Linares |

    Estimado Monseñor:

    Lo felicito por sus acertadísimas palabras. Lo que Ud. dice es lo único acertado. San Josemaría Escrivá de Balaguer debe estar orgulloso de Ud. desde el cielo, por ser un auténtico obispo católico. Y debe sentir vergüenza de aquellos hijos numerarios, sacerdotes y obispos que le han traicionado a él y a Cristo, al traicionar la única e inmodificable enseñanza de la Iglesia de Cristo.

    En efecto, el Sínodo de los Obispos esta conformado por obispos católicos y los obispos del mundo. Lamentablemente quién ocupa la sede de Pedro favorece a los obispos del mundo.

    Hay un cisma latente fomentado desde la más altas instancias que encuentra complicidad en ciertas jerarquías. El Opus Dei es cómplice de esa maniobra, y se aparte del espíritu de su Fundador que esta siendo pisoteado.

    Hay que actuar y limpiar de una vez a Roma del pensamiento no-católico instalada en el Vaticano. Él que no lo recibió a Ud, pero esa misma semana estaba con Wanda Nara e Icardi (matrimonio adúltero) y que recibió por cuarta vez al mayor pornógrafo nacional argentino: Marcelo Tinelli,

    Saludos,

  • Responder Rosita |

    Monseñor, mucho gusto! Soy argentina, lo conocí en Mendoza. Usted es un hombre de Dios y los cristianos que intentamos vivir unidos a ese Dios tan inmenso y rico en Sabiduría, percibimos, “olemos”, esa realidad. No nos engaña el Demonio.
    Le confieso que yo, simple laica, una gota en el océano, también he pensado en la posibilidad de un Cisma…ahora bien, ¿qué podemos hacer los laicos, además de rezar y ofrecer, en relación al Papa y los demás protagonistas del Sínodo? ¿Se puede enviar una carta, un documento, no sé…algo que tenga peso? Porque aparentemente, se trata de dar solución a los que no respetan la Ley de Dios, en lugar de enseñar que Dios instituyó una moral y cada hombre debe adecuar su conducta a esa Ley. Aquí en Argentina, es lo mismo el matrimonio entre varón y mujer que entre dos iguales, y ahora con el nuevo Código Civil, es lo mismo casarse que convivir…
    Si usted sabe de alguna manera de hacer llegar la voz de los que, bajo el amparo de la Virgen, tratamos, no sin esfuerzo, de vivir como Dios manda, le pido que me lo haga saber. Muchas gracias y que el Señor lo bendiga.

  • Responder Alma |

    Muy bien dicho Monseñor, hombres valientes como usted son los que necesita nuestra Iglesia en éstos perversos tiempos, pido a Nuestro Señor Jesucristo por usted, y por el pequeño resto fiel que se está formando, para afrontar la terrible tempestad que se viene sobre la barca de Pedro.Somos muchos católicos los que pensamos como usted, pero pocos Sacerdotes dispuestos a hablar de frente y sin miedo de éstos temas en los que no hay lugar a dudas, ni ideas puestas a discución sobre las enseñanzas, tanto de la Palabra de Nuestro Señor, como de la Doctrina de Nuestra Santa Madre Iglesia. Adelante y estamos con usted Monseñor.

  • Responder Koala |

    Yo también le doy las gracias y le animo igualmente a no dar su brazo a torcer. Necesitamos pastores valientes sin tibieza que tengan las cosas claras y no tengan miedo a “incomodar” con la Verdad.
    Y siento dolor al leer el comunicado que rápidamente ha hecho el Opus Dei, calificando las palabras de Mons. Livieres como “muy desacertadas”. Si no se respeta la libertad de un obispo para pronunciarse, que después no me hablen los que forman parte de esta Prelatura de “libertad” dentro de la Obra. Es mentira. Hablan de comunicón TOTAL con el Papa… ¿Incluso si el Papa no está en comunión con Dios y la Doctrina de la Iglesia? Cuanta cobardía.

  • Responder Carlos |

    Perfecto Monseñor. Pero bajo este esquema, la Iglesia debe volver a la verdad, prima CV II. Roguemos porque el Vaticano vuelva a la Tradición Católica y a la Iglesia de siempre.

  • Responder carlos canosa |

    muy de acuerdo, un evangelio sin filo es imposible. No dudo de la buena voluntad de los cardenales sinodiales pero las cosas son como fueron dichas y no como queremos que sean. Cuando el evangelio nació, creció y cambio el mundo, había tanta liviandad moral como ahora, tal vez más, y eso no hizo que se cambiara la Palabra para hacerlo mas popular.

  • Responder juan manuel castañon gutierrez |

    animo monseñor sigamos orando por estas cosas desvirtuosas, y que dios nuestro señor le de mucha bendiciones, gracias

  • Responder Juan José Irrazabal |

    Don Rogelio tiene razón. Lo sabe él, lo sabe el Opus Dei y lo sabe el Vaticano. También lo sabemos todos nosotros.
    Lo que pasa es que tener razón no basta en este mundo. Hay verdades que mejor no decirlas, o no decirlas ahora, o no decirlas tan abiertamente. No porque no sean verdades, sino porque incomodan y entonces los poderosos -que casi siempre son conservadores de lo que no hay que conservar- reaccionan mal: con un poco de aparente caridad y un mucho de hipocresía.
    Cualquier cristiano de a pie sabe que la homosexualidad es algo misterioso, que nadie elige, y que es una tendencia que ocurre en algunas personas sin que puedan hacer nada para evitarlo. Muchos sufren por eso; otros no. Pero todos merecen toda la compasión y el cariño del mundo. También merecen la caridad, que es un cariño especial, que no es de este mundo, sino como prestado por Dios.
    Sabrá Dios cómo juzga a cada persona que tiene esa tendencia y que lucha -poco o mucho, o nada- para mantenerla a raya. Igual que Dios sabe qué juicio merece el avaro, el soberbio, el mujeriego, el rencoroso o el iracundo.
    Ahora, ese mismo cristiano de a pie, que suspende el juicio porque sabe que no puede meterse en la conciencia de nadie, sabe también que hay cosas que están mal: calumniar, robar, matar, fornicar con gente del mismo sexo o del opuesto, etc. Que muchos lo hacen? Sí, pero eso no hace bueno lo que que está mal.
    Don Rogelio parece un chico (lo digo con respeto). Dice lo que dicen los chicos que parece que no tienen preocupación por quedar mal: me pinchan los bigotes de mi tía, no me gusta el olor del auto de mi tío, aborrezco el mondongo que prepara mi abuela, al Papa (como a todos) lo juzgará Dios, un señor que no ha sido condenado se merece la presunción de inocencia, un obispo que tiene hijos por ahí es un pésimo ejemplo, una conferencia episcopal que no pone el grito en el cielo cuando un obispo tiene hijos y es corrupto es por lo menos cómplice, los curas amancebados -aunque sean simpáticos- les hacen daño a la Iglesia, la caída de vocaciones sacerdotales y religiosas son signo de que algo va mal, la práctica homosexual (no la tendencia) es un pecado, quedarse en silencio cuando hay injusticias evidentes es cobardía y puede ser complicidad.
    Un chico -de esos a los que no les importa el qué dirán- también diría que don Rogelio es del Opus Dei desde hace como 40 años, y que se dejó la piel sirviendo a la Iglesia en esa institución, y que da vergüenza que el Opus Dei salga ahora, de manera oficial, a desmarcarse de lo que dijo don Rogelio sobre el Sínodo de Obispos cuando nadie se lo pide, y además coincide con lo que piensa esa institución. En los países rioplatenses eso se llama “falta de códigos”, o también cobardía y deslealtad. En fin: una vergüenza.
    El mismo chico diría que don Rigelio no es perfecto, que se equivoca. Pero saldría a defenderlo frente a quien hiciera falta, aunque más no sea para hacer de este mundo un lugar un poco más justo, donde los valientes a veces ganan. Donde los que son consecuentes con lo que piensan, tienen un premio.
    No se preocupe, don Rogelio. Si el premio no llega acá, llegará en la otra Vida. Pero llegará. Ojalá los burócratas que ahora se desmarcan de usted tengan presente también a ese Dios bueno, que es Padre pero también es Juez.

  • Responder Mariamam |

    DIOS LE SIGA BENDICIENDO MONSEÑOR, mis respetos, admiración, y gran agradecimiento, gracias por su valentía gracias por levantar la voz y defender la verdad y la iglesia de NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, de los lobos rapaces que quieren arrasar, con lo que no les pertenece, no permita que los que trabajan para el enemigo le silencien, desanimen, o entristezcan, usted está en la mira del mundo católico y muchos le apoyamos, oramos por usted, le respetamos, y estamos pendientes de lo que se publica de usted y sus escritos, usted nos da esperanza y fortalece nuestra fe en la jerarquía de la iglesia, la mayoría parecen perros mudos no dicen nada y mientras tanto las almas se van perdiendo, cuando la misión de todo católico es salvar almas, cuanto más la de un consagrado y como podremos ayudar a JESÚS a salvar almas si callamos ante semejantes abusos, sacrilegios, burlas, erejias, inmoralidades, etc. Que se están dando precisamente por quienes más saben, conocen, ydeberían guardar todo lo mandado por DIOS a través de más de 2000 años?

  • Responder araujo |

    Gracias ! Muchas gracias ! Bergolio no tiene el derecho de acabar con la Iglesia. O de pretender fundar otra de acuerdo con lo que le conviene. Siga siempre defendiendo la Verdad del Evangelio.

  • Responder Laura Elvira Aguirre Serna |

    Dios bendiga a todos los obispos del sínodo sobre la familia. Sólo me queda decir que a lo expuesto por Mons. Rogelio Livieres nos toca a los laicos dar testimonio en este tiempo de lo que es una familia conforme al plan de Dios, que se nos reconozca por el amor entre los miembros que la conforman, congruencia en lo que se piensa, se dice y se vivir.

  • Responder Virgilio Sanchez |

    Un saludo cariñoso y bendiciones para un obispo valiente, abandonado de sus compañeros en la hora de mayor peligro, sus fieles de todo el mundo ruegan por Ud., Excelencia, que Dios lo llene de gracia y nos siga dando alimento espiritual, estos días oscuros de los pastores que se vuelven lobos feroces destrozando a las ovejas. Saludos desde EEUU.

  • Responder Roberto |

    Senhor. Bispo, obrigado por suas palavras, por defender a Igreja de Nosso Senhor.
    Saludos desde Brasil.

  • Responder Gaspar |

    Me extraña muchísimo que el Opus Dei por medio de su Oficina de Prensa en Roma se desvincule de don Rogelio cuando precisamente él sostiene lo que San Josemaría y el Opus Dei han enseñado por 80 años, la ortodoxia doctrinal. Su escrito está en el típico estilo del Opus Dei. Será que el Opus Dei se prepara para quedar del lado ganador.

  • Responder Luis |

    Hay tres tipos de pastores: El que cuando se le pierde la oveja descarriada, deja a buen cuidado las otras 99 y va a buscarla. El que no va a buscar a la oveja descarriada. Y el que por ir a buscar a la descarriada deja desatendidas a las otras 99, y cuando vuelve con la descarriada comprueba que se le han perdido todas las demás. Este último pastor solo puede ser dos cosas. O malo, o tonto. Desgraciadamente en el acoso y derribo de D. Rogelio Livieres por parte de los demás pastores, con la intención de atraer a las ovejas descarriadas debe haber un montón de malos (o de tontos en el mejor de los casos). Resultado: se perderán muchas ovejas. Y está por ver si aun encuentran a la descarriada.

  • Responder José Alamo |

    Monseñor, rezo por Vd. y por la Iglesia toda, pero me da pena que su página Web sirva como altavoz de manifestaciones contra el Papa. Es doloroso comprobar la intransigencia ante lo que están estudiando los padres sinodales y que todavía no han decidido absolutamente nada. Un abrazo.

  • Responder Eleuterop |

    Bien, Monseñor, por su mensaje claro. Es cierto, usted no es la única voz dentro de la Iglesia que habla de la profunda división que hay dentro de ella. Dejo una entrevista al Monseñor Schneider que habla muy claro, en la misma línea de lo que el Monseñor Livieres expone en este artículo.

    http://adelantelafe.infovaticana.com/adelante-la-fe/si-los-obispos-admiten-a-los-divorciados-vueltos-a-casar-a-la-santa-comunion-estarian-confirmandolos-en-sus-errores-a-los-ojos-de-dios/

  • Responder Ivone Fedeli |

    Caríssimo Monsenhor,
    Laudetur Jesus Christus.
    O senhor é uma honra para o episcopado católico e um conforto para os fieis.
    Possam outros bispos falar tão claramente e defender sem temor – e a todo custo, como é o seu caso – a santa doutrina da Igreja.
    Deus o recompense e lhe dê forças.
    Peço sua bênção para mim e para o colégio que dirijo.
    Salve Maria.
    Ivone Fedeli

  • Responder Pedro |

    Don Rogelio, ¡muchísimas gracias! Sus palabras me llevan a rezar más por la Iglesia y por cada uno de los que formamos parte de ella. También rezo cada día por el Opus Dei.

    Debo decir que me parece injusto lo que algunos comentarios dicen sobre el Papa Francisco y el Opus Dei. Pienso que no se ajustan a la realidad. Creo que hoy más que nunca tenemos que sumar a favor de la unidad de la Iglesia. Propongo hacerlo a través del sacrificio del Calvario, la oración más alta. ¡Gracias de nuevo!

  • Responder Gabriel |

    Lamento que el Opus Dei no haya defendido a este obispo suyo. Es traicionar a la Iglesia de Cristo. Es traicionar a Cristo.

  • Responder Juan |

    Monseñor los católicos agradecemos su intervención en estos momentos difíciles de la Iglesia.
    En estos momentos como en otras épocas difíciles de la historia de la Iglesia se necesitan cristianos con ESPÍRITU MARTIRIAL que alcen la voz profética.
    Estoy convencido de que el Papa quiere que el mensaje y la redención del Señor llegue a todas las personas, toda persona hasta la más malvada es objeto de redención por la sangre derramada del Señor, si bien es necesario que el hombre haciendo uso de su libertad y seducido por el Amor del Señor RENUNCIE AL PECADO (tus pecados están perdonados, en adelante no peques más).
    Este celo del Papa por que el evangelio llegue a todos los hombres, está siendo manipulado por algunos que por muy alto dignatario eclesiástico que sea sus palabras y gestos no son del Señor.
    Por eso en este momento de la historia es necesario:
    1.- Intensificar la oración, de forma que nuestra intimidad con el Señor nos haga tener sus sentimientos.
    2.- Prudencia, que no solo es callar sino hablar como lo hace usted y tantos cardenales y obispos que con y por amor a la Iglesia sienten el deber de hacerlo.
    3.- No caer en el Cisma, lo que haya que decir o hacer SIEMPRE EN EL SENO DE LA IGLESIA
    No cabe duda que el Papa se está dando cuenta de por donde van los tiros y su amor al Señor y su Iglesia hará que el documento que emita después del Sínodo sea realmente iluminador para toda la iglesia.
    EN LA IGLESIA, NUNCA FUERA DE ELLA, “LAS FUERZAS DEL INFIERNO NO PREVALECERÁN SOBRE ELLA”

  • Responder María Inés |

    Estimado monseñor Rogelio
    Es un consuelo leerlo. Porque dan ganas de irse de la Iglesia (que hace tiempo parece estar tramitando también ella la nulidad de su alianza con el Señor) y que el último apague la luz. Para bien o para mal, soy un odre viejo para esta onda políticamente correcta que pretenden hacernos bailar. Y para completar el circo, este sínodo cierra con la beatificación de un Papa que escribió una encíclica (Humanae Vitae) a la que la gran mayoría de los cardenales, obispos y sacerdotes ignoró olímpicamente desde el primer momento. ¿Vale la pena preguntar en qué quedamos o es un cándido pedido de inexistente coherencia?

  • Responder Augusto Merino |

    He leído su texto, D. Rogelio, varias veces y cada vez lo encuentro mejor: ponderado, realista, respetuoso, exacto. Lo cual me hace absolutamente incomprensible la declaración de cierta Oficina de Prensa que, el día 11 de octubre, calificó esta declaración de Ud. como “desacertada”, y declaró -sin necesidad, puesto que Ud. no cuestiona en ningún momento la autoridad del Papa ni sugiere nada que ponga en riesgo la personal unión de Ud. con él- en que la Institución correspondiente estará siempre en “unión total con el Santo Padre, en la comunión de toda la Iglesia”. Todos los días, Monseñor, lo sigo encomendando para que tenga fuerzas a fin de decir las cosas con parresía, como el propio Romano Pontífice ha alentado a hablar a los obispos.

  • Responder Mario |

    Monseñor,

    Rezo por usted y por todos los hijos de la Iglesia y del Santo Padre. Dios es más grande que nuestros temores, y Jesucristo prometió no abandonar jamás a su Iglesia. Confiemos en su gracia, que es mayor que nuestra comprensión y nuestros diagnósticos. Para que los vaticinios que adelanta no se produzcan, que cada uno se convierta de corazón y busque, como nos manda el Evangelio, que todos seamos uno con Pedro. Un abrazo,

  • Responder Francisco de Armas Hernández |

    Excelencia:
    No entiendo qué es lo que hay que reafirmar. Lo que hay que hacer es obligar a los sacerdotes a que digan la verdad sobre el matrimonio y lo que no lo es. Que enseñen que existe un pecado y un Infierno que evitar y una santidad y un Cielo que ganar, en definitiva, que enseñen el catecismo de Trento, que más explicado y claro que ese no lo ha habido, y dudo que lo haya…
    Desde las Islas Canarias grande apoyo a su labor que es ahora cuando comienza su etapa más dura y en la que Dios le quiere purificar. Mañana parto hacia Lourdes, le prometo un aveMaría en la Gruta de Massabielle. Este fin de semana se reúnen los tres obispos y muchísimos fieles de la Hermandad san Pío X para rezar por la Tradición y por sus frutos. Dios nos asista.
    Besa su anillo y pide su bendición.
    Francisco de Armas.

  • Responder Maricel |

    Gracias por su valentía, Monseñor, y por su claridad. Seguimos unidos en Cristo, me encomiendo y le aseguro mis oraciones para que el Señor le dé la Fortaleza que ha demostrado ante cada embate.

So, what do you think ?

'